Carta de un catalán desde la distancia interior


Se hace difícil estos días hablar sin dejarse llevar por las emociones del momento histórico que vivimos en el país, pero paradógicamente, toda reflexión o análisi que intente obviar las emociones carece de sentido. Y es que las emociones y sus embestidas son las protagonistas de un conflicto sociopolítico histórico de compleja solución entre Cataluña y el resto de España. Ortega i Gasset en la discusión del estatuto de autonomia de Cataluña de 1932 en la república decía: “el problema catalán se puede conllevar por ambas partes, pero no solucionar”. Estamos ante un conflicto político histórico de naturaleza compleja, donde no hay soluciones sencillas, unilaterales ni eternas, si no que más bien éstas seran difíciles, acordadas y con una vigencia a medio plazo. Es conveniente estos dias conocer al emisor, en este caso yo soy un joven catalan que pretende compartir algunas ideas sobre el momento que nos toca protagonizar. Conozco a muchas personas partidarias de la independencia y a muchas otras que no lo son, y todas ellas grandes personas con opiniones interesantes y diversas que me interpelan. A continuación compartiré algunas ideas del momento.

La polarización del debate, ni una Cataluña independiente se hundirá en el abismo ni tampoco será un país de ensueño. No existe debate alguno, existen intereses, mentiras, descalificaciones e imposiciones. Tenemos que saber que ni los independentistas son golpistas, egoístas ni adoctrinados, ni los españoles son unos fachas, interesados ni maltratadores. Esta es la imagen que se muestra hoy con la intención política irresponsable de crear ‘bandos’ distanciados y enfrentados. Independientemente de nuestras ideas estamos hablando de personas que compartimos muchas cosas y como es natural, diferimos en muchas otras. Ciertamente, si bien ambas partes mantienen el pulso, el gobierno del PP tiene una gran parte de la responsabilidad en tanto que no ha querido, no quiere, ni parece que querrá escuchar ni reconocer una realidad expresada por una parte muy importante de la sociedad catalana. Ante este muro, desde Catalunya se ha adoptado una postura firme, profundamente respaldada y promovida desde las bases sociales, que consiste en proyectar progresivamente una desconexión simbólica ensalzando todos los despropósitos del gobierno hacia Cataluña, que no son pocos, y soñando con un futuro ideal en solitario. Esta política a la defensiva y al contrataque tensa la cuerda entre los gobiernos, y ante la falta de debate la población vivimos y pensamos a base de fe. Es algo peligroso e irresponsable, una discusión tóxica instalada en la postverdad donde faltan datos objetivos, los políticos mienten y nosotros nos dejamos engañar. La población deberíamos conocer muchos más datos oficiales y desde ahí, construir un debate constructivo para tejer una mejor convivencia sellada con nuestros votos.

Los medios de comunicación como instrumento político interesado en Cataluña, España y Europa. Si pensábamos que los medios de comunicación iban a contribuir al debate estábamos equivocados. Los medios estan acostumbrados a dominar el discurso, a generar opinión y a dirigir a las masas a su antojo. Todos estamos manipulados, empecemos por ahí. Pensaba que twitter y otras redes sociales servirían para cambiar esto, pero visto lo visto siempre existirán nodos influyentes seguidos por muchos otros nodos. Estos días leo demasiado y entiendo que el problema lo llevamos puesto cada uno, seguimos y leemos a quien nos interesa, y a mucha gente sólo le interesa lo que quiere escuchar. Somos, también yo, un rebaño que aplaude a aquel que piensa igual y aparta al que plantea diferencias. Estos días hemos visto como los medios de Cataluña, España y Europa han actuado como instrumentos de control social, un brazo editorial dirigido a perpetuar o desarmar unas ideas a base de mostrar una realidad simple y parcial ante un momento sumamente complejo. El periodismo está secuestrado.

Una política del siglo XIX en pleno siglo XXI. El PP no está a la altura de este momento social y político en ninguno de sus frentes, especialmente en la relación con Cataluña. No se ha dado cuenta aún que el masivo respaldo a la independencia en Cataluña se alienta en una parte importante en sus propias políticas. Todas sus acciones alimentan el rechazo de la mayoría de los catalanes, la última, sus amenazas al sistema educativo catalan. En Cataluña existe una educación admirada por el resto de España y Europa, una destacada apuesta por la innovacion y un espíritu crítico enorme en toda su comunidad. Una educación bilingue con unos resultados en PISA por encima de la media española, también en comprension lectora en lengua castellana. Y lo dice un catalan educado en Cataluña y que ahora se dedica a educar. No sabemos como avanzará la situación, pero lo que tengo claro es que cada acción del PP y PSOE que rehuyan el debate, ya sea el desplegue total y transitorio del artículo 155 de la constitución, más presencia de guardi civil y policía nacional en Cataluña, un intento de desacreditar y hasta ilegalizar los partidos independentistas, o otras acciones que hagan someter a Cataluña, estaràn empoderando y cohesionando aún más a la sociedad catalana, haciendo mayor la brecha y impulsando el imaginario colectivo catalán hacia un futuro lejos de esta inaceptable humillación.

Las cargas policiales, un dolor que marcará a una generación entera. Capítulo aparte merecen los hechos vividos el 1 de octubre del 2017. Más allá de las tristes y desacertadas acciones políticas dirigidas a desarmar el referéndum de autodeterminación en Cataluña, el papel de los policías antidisturbios enviados a evitar el voto golpeó duramente al corazón de las personas que decidimos ir a depositar nuestra opinión en las urnas. Esta violencia gratuita y desproporcionada hacia mayores y jóvenes con las manos en alto, sumada a la gestión posterior del gobierno español ha creado un rechazo y una distancia emocional que marcará a toda una generación. A su vez, la valentía, la convicción y la resistencia pacífica de los más de dos millones de personas ha cohesionado aún más a los partidarios del SI. Estos jóvenes descendientes del estado de bienestar no estaban acostumbrados a una violencia injusta sobre ellos y sobre sus familias y conciudadanos. Además, muchos de ellos en parte distanciados del conflicto han encontrado una razón para decidir. El impacto de estos actos vividos por todos nosotros tiene y tendrá un impacto destacado en este conflicto.

Más allá del conflicto, vivimos una profunda crisis democrática. El progresivo augmento de personas en Cataluña partidarias de la independencia y el choque de trenes actual, la perpetuidad del PP como partido dominante a pesar de los tantos casos de corrupción, el movimiento 15M y la emergencia de nuevos partidos en el parlamento, la doble convocatoria de elecciones generles en 2016 o el desmembramiento y la recomposición con pinzas de un partido histórico como el PSOE, son ejemplos que sacan a relucir una crisis del sistema político y democrático. Nuestra democracia participativa se está mostrando como una dictadura de un parlamento que NO NOS REPRESENTA. Vemos en los parlamentos catalán y español una falta de respeto enorme entre las personas de los diferenyes partidos, y una brecha cada vez más grande entre los mismos. Estamos ante los inicios del final de algo viejo y anticuado, y la gran pregunta para mi es si seremos capaces de canviar el escenario antes de hacernos aún más daño. Cataluña y España necesitan unos líderes políticos valientes y comprometidos con la democracia, capaces de dejar el pasado atrás para mirar hacia el futuro.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s