Amanece que no es poco


Hace tiempo que quería escribir algunas reflexiones sobre la emergencia del valor de la empatía en nuestra sociedad, un valor universal que está en la base de muchos otros como la colaboración o la solidaridad. Esencialmente, quiero expresar dos ideas relacionadas: primero que la crisis global está despertando una mayor empatía en la ciudadanía; y segundo, que este valor está promoviendo toda una cadena de cambios importantes que están transformando poco a poco nuestra sociedad.

Autores como Daniel Goleman -Inteligencia emocional- o Howard Gardner -Inteligencia interpersonal- afirman que sólo cuando somos las víctimas o estamos cerca de las mismas somos capaces de sentir su dolor e intentar evitarlo, de modo que la empatía es un valor tremendamente importante para la convivencia y la justicia social. Ciertamente, las consecuencias sociales de la actual crisis son vividas en primera persona por gran parte de la población, con mayor o menor grado de afectación. El hecho de vivir de forma más o menos cercana situaciones duras a nivel personal y familiar -como el desempleo, los desahucios, la pérdida de derechos sociales, el decrecimiento de los recursos públicos o el aumento de la pobreza en nuestras comunidades- nos está ayudando a pensar y sentir al otro como parte de uno mismo. Además, las redes sociales y los medios actuales nos acercan a tiempo real las experiencias de comunidades alejadas geográficamente, impactando de forma agregada en nuestras sensibilidades. Pienso que está despertando una consciencia global en la ciudadanía que plantea una mirada cómplice y empática de la realidad social, una realidad inédita en la historia de la humanidad.

El liberalismo de Adam Smith afirmaba que el yo maximizaba el nosotros, y hoy vemos cómo el yo y el nosotros son difíciles de separar. Entiendo que la adquisición de nuevos valores está moviendo toda una cadena de cambios que empiezan con el desarrollo de los fundamentos de una teoría social alternativa. En los últimos años está creciendo exponencialmente el cuerpo teórico que fundamenta las bases de un nuevo orden socioeconómico basado en el bien común o interés general como finalidad primera, donde la colaboración y la red social son los procesos para construir relaciones basadas en el ganar-ganar. Autores  que presentan un discurso disruptivo como el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz (El precio de la desigualdad -2013-), el lingüista y activista Noam Chomsky (Power Systems -2013-), o los profesores y escritores Christian Felber (La Economía del bien común -2012-) y Charles Eisenstein (Scared Economics -2011-) entre otros, están asumiendo una gran popularidad a nivel mundial, con un seguimiento brutal a través de las redes sociales. Sus ideas evidencian los límites del crecimiento económico actual, denuncian una clara deficiencia democrática causada por el dominio de los mercados sobre el poder político, la necesidad de separar dinero y valor, y la urgencia de vincular el beneficio económico, el beneficio social y el beneficio ecológico como meta de las empresas. De este modo, estos trabajos están vistiendo y dando cuerpo a los nuevos valores emergentes que parten de una mayor empatía.

En consecuencia, estos fundamentos teóricos sirven de base para el desarrollo de nuevas praxis sociales. De repente, el mundo de las palabras se transforma y a muchas de ellas les añadimos el adjetivo social: inteligencia social, empresa social, innovación social, emprendedor social, red social, incubadora social, talento social… Así que lo social acompaña a la palabra anterior, sumando al significado original de la misma una orientación hacia el nosotros, más allá del yo. La praxis social recoge los retos lanzados por los referentes teóricos para construir activamente una sociedad distinta. Las empresas sociales y la innovación social son un claro referente, y algunos ejemplos son la banca ética -Triodos Bank-, aprovechamiento de recursos naturales -Aquaphytex-, las cooperativas de energía renovable -Ecopower-, y el consumo colaborativo -Avancar- entre otros. De esta manera, vemos como existe una corriente estable y en pleno crecimiento que quiere transformar el status quo para construir de forma activa una sociedad mejor para todos.

Ahora bien, el reto es mayúsculo y una pregunta general que nos podemos plantear es cómo vamos a doblegar a los ejes de poder, poseedores de muchos recursos e influencias para perpetuarse en la punta de la pirámide. Hay que recordar que existe un discurso dominante guiado por quienes siguen encontrando maneras tradicionales y obsoletas de crecer en medio del cambio, es decir, un crecimiento centrado exclusiva y esencialmente en el impacto económico. En un primer grupo tenemos a todos aquellos que más se han beneficiado del capitalismo tradicional y que siguen aferrados al mismo buscando nuevos mercados para seguir exprimiendo la naranja, construyendo en bosques de Brasil, Colombia, Perú… o bien volcando más capital ya sea privado o público en la debilitada banca. Paralelamente, existe un segundo grupo que cambia el escenario pero mantiene el sistema, los negocios online, siendo ejemplos los gigantes google o facebook. Estos basan su crecimiento en la innovación continua y entienden que las reglas son casi las mismas y que simplemente cambian los entornos.

Dicho esto, una pregunta que lanzo es si nosotros, como usuarios y clientes más empáticos, vamos a seguir permitiéndoles obviar la palabra social y la orientación hacia el nosotros. Personalmente estoy más que convencido que los valores que vamos construyendo día a día son una semilla muy poderosa y están despertando a la ciudadanía antes adormecida. Se constatan cambios hasta la fecha y se prometen más y mejores en este nuevo amanecer visto como un abrazo al nosotros y al todos, y una expansión de lo social hacia todas las palabras del diccionario. Amanece! que no es poco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s